Lo escrito es lo firme, lo asentado, lo que no deja lugar a dudas, lo eterno, lo que no cambia, lo estructurado, masticado y digerido. Lo volátil, en cambio, es inasible, rotativo, cambiante. Puede ser igual sólo como consecuencia del azar, y puede ser distinto, también como consecuencia del azar. No tiene lógica. Esa es mi contradicción. ¿Cuál es la tuya?

No hay entradas.
No hay entradas.